Review de las gafas Oculus Rift S

Oculus Rift S

Si hay un headset de realidad virtual que destaque por encima de los demás en el mercado se puede decir que es Oculus Rift S, el dispositivo que ha servido como sucesor del hardware pionero creado por Oculus. Con estas gafas de realidad virtual, la empresa que ahora es propiedad de Facebook mejora todo el trabajo realizado con anterioridad y eleva las posibilidades hacia el siguiente nivel. Comercializado en mayo de 2019 como la segunda generación de Oculus, se trata del producto que acapara todas las miradas cuando se trata de disfrutar de lo mejor que puede proporcionar en la actualidad la realidad virtual.

Oculus Rift S

Oculus Rift S vs Quest: ¿Cual es mejor?

Lo primero que se debe comentar es que existe una gran diferencia entre los dos modelos. Mientras Oculus Rift S depende del uso de un ordenador y dispone de una conexión con cables, en el caso de Oculus Quest es un headset independiente que no requiere ningún tipo de elemento adicional. Esto lleva a que exista una clara división entre ambas propuestas y que hagamos una criba entre ellas dependiendo de lo que prefiramos en términos de flexibilidad. No obstante, al tratarse de dos dispositivos de realidad virtual, hay muchos aspectos que comparar para determinar cuál de los dos modelos es realmente mejor.

No nos encontramos ante un caso de un dispositivo que sea más nuevo que el otro, dado que ambos se lanzaron al mismo tiempo. Además, también se da la particularidad de que ambos cuentan con el mismo rango de precio. Por ello hay que llevar la mirada hacia otras características en las que se diferencian. Por ejemplo, la resolución es superior en Quest, de 2880 x 1600 píxeles, mientras que la de Rift S es de 2560 x 1440 píxeles, pero al mismo tiempo la tasa de refresco de Quest está por debajo (72 y 80Hz respectivamente). También hay una clara diferencia en la potencia del headset, dado que aunque Quest tiene un procesador Snapdragon 835, no puede competir con el soporte que proporciona la tarjeta gráfica de un PC.

Oculus Quest All-in-one

Por su lado, el tracking es de cuatro sensores en Quest y de cinco sensores en Rift S, por lo que vemos que la diferencia principal entre modelos no deja de ser la que esperábamos. Con Oculus Rift S tenemos más potencia, más experiencias de juego y contenidos y mejor rendimiento, mientras que con Quest ganamos en comodidad. En términos globales, Oculus Rift S es un mejor dispositivo.

Analizamos Oculus Rift S vs HTC Vive

Cuando la primera generación de Oculus Rift y HTC Vive compartían el mercado era fácil ver cuál de los dos modelos estaba un paso adelante tecnológicamente, pero con Oculus Rift S la situación ha cambiado mucho. El equipo de Oculus ha hecho los deberes para recuperar la posición líder que ocuparon en el pasado y plantar cara a su máximo rival de una manera contundente.

Si comparamos características técnicas vemos que ambos modelos ofrecen un buen rendimiento, pero aún con las mejoras, HTC Vive sale ganando en potencia y rendimiento. El problema es que esta superioridad tiene un defecto: la complejidad y aparatosidad del dispositivo en comparación a la segunda generación de Oculus. Para disfrutar al máximo de HTC Vive necesitamos todos sus accesorios, todos sus componentes, demasiados cables, demasiados elementos que configurar. La experiencia reduce su volumen de satisfacción por todo lo que debemos tener en cuenta antes de comenzar a jugar. Pero eso sí, cuando jugamos lo hacemos con un nivel de inmersión y de detección del entorno absolutamente ideal.

Por ello hay que tener en mente qué es lo que nos interesa más: una gran potencia, pero con una experiencia incómoda, o un rendimiento de primera categoría, que no hay duda de que es lo que ofrece la segunda generación de Oculus, con la comodidad que se ofrece con este hardware. Además, Oculus Rift S tiene una mayor resolución, de 2560 x 1440 píxeles en contraposición a la resolución de 2160 x 1200 píxeles de HTC Vive. La última diferencia que pesa cuando hacemos una comparativa entre los dos headsets es la que se refiere al precio. Si bien con HTC Vive el volumen económico que hay que invertir resulta realmente elevado, con Oculus Rift S hay que hacer un pago realmente ajustado que demuestra el interés de la empresa por llevar la realidad virtual a todo tipo de usuarios. Por otro lado, y no menos importante, el catálogo de contenido disponible en Oculus es superior al de HTC Vive gracias a la calidad de sus propuestas exclusivas, que aunque son inferiores en calidad a las de PlayStation VR, sí ofrecen grandes posibilidades.

Requisitos recomendados y mínimos: ¿Qué necesitas?

Para que comprobéis si vuestro ordenador es capaz de soportar el uso de Oculus Rift S debemos indicar que el sistema operativo necesario es Windows 10 de 64 bits con un procesador AMD Ryzen 3 1200, Intel Core i3-6100 o un modelo FX 4350. La memoria RAM tiene que ser de 8GB y como GPU lo mínimo que tenemos que tener es una Radeon RX 470 o una Nvidia GeForce GTX 1050Ti.También es obligatorio que dispongamos de un puerto USB 3.0 y salida de vídeo con puerto miniDisplay.

Por su lado, los requisitos que se recomiendan aumentan la potencia del procesador a los modelos AMD Ryzen 5 1500X  e Intel i5 4590 o superior, mientras que la memoria RAM no tiene que ser superior a los 8GB ya indicados. También hay cambio en la tarjeta gráfica, que es recomendable que como mínimo sea una AMD Radeon RX 480 o una Nvidia GeForce GTX 1060, mientras que para el puerto de salida es preferible un DisplayPort.

Compra y prueba ahora estas gafas antes de que te quedes sin

La experiencia que proporcionan las gafas de realidad virtual Oculus Rift S están a la vanguardia del mercado y representan uno de los mejores diseños y prestaciones que se hayan visto hasta el momento. Oculus fue la pionera en el mercado y lo que ha hecho en esta revisión, además de ofrecer un precio competitivo, ha sido mejorar todos los aspectos del hardware. Para ello ha contado incluso con la colaboración de Lenovo, que le ha apoyado en la creación de un headset más cómodo. El resultado es un producto que hay que probar y que nos ayudará a comprobar de primera mano lo que significa zambullirnos de lleno en el mundo de la realidad virtual. Por su precio es habitual que el stock se agote, sobre todo en fechas especiales, así que si os las encontráis disponibles, no dudéis en ir a por ellas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *